Ante el acoso escolar: respondamos efectivamente

De CNB
Saltar a: navegación, buscar
Guía para la identificación y prevención del acoso escolar 06.png

El trabajo de prevención y concienciación no tendrá ningún efecto si los niños y niñas no confían en que el acoso escolar será controlado una vez que lo denuncien. La manera en que maestros, maestras y el centro educativo respondan será la pieza clave para esto. La responsabilidad de los adultos es intervenir a tiempo.

Actuemos inmediatamente

Si usted es testigo de una situación de acoso escolar, pare la conducta en ese mismo momento. Pida a quienes presencian el evento que se alejen del lugar. Recordemos a los niños y niñas que en el centro educativo no se permitirá que se trate de esa manera a los demás.

Hablemos con cada uno por separado

Cuando hablamos con el niño o la niña que cometió el acoso escolar, es común que no tome responsabilidad de sus acciones y culpe a los demás. El niño o niña que agrede encontrará siempre razones, en apariencia válidas, que justifican su comportamiento.

El maestro o maestra debe evitar caer en este juego: no hay razón que justifique la agresión física o psicológica que haga sentir humillación a otras personas. Enfaticemos que este comportamiento es inaceptable y apliquemos inmediatamente las consecuencias determinadas.

Apliquemos sanciones inmediatas

Hablemos con los niños y niñas que fueron testigos del evento. Investiguemos los pormenores de la situación para determinar la gravedad de los hechos y sus causas.

Comuniquémonos con otros docentes y personal administrativo. Es importante que todos los adultos de la escuela estén al tanto de los casos identificados.

Apliquemos sanciones inmediatas. La severidad dependerá de la gravedad de la falta. Algunas sanciones pueden ser:

  • Disculparse con la víctima.
  • Hablar del incidente con un maestro o maestra.
  • Pagar por las pertenencias, si es el caso.
  • Limpiar u ordenar las cosas que destruyó.
  • Tiempo fuera. Aislarlo durante un momento en la oficina de la dirección o en un lugar destinado para esto.
  • Quitarle recreos u otros privilegios.
  • Realizar alguna tarea en la escuela, como arreglar la jardinera, barrer o limpiar las aulas.

Hablemos por separado con los padres y madres de ambos estudiantes

Expliquemos la situación y las reglas de la escuela en cuanto a este tipo de comportamiento. En esta guíaEn el continuo de ''coaching'' es el rol de ser muy directo y enseñar, mostrar, guiar, etc. encontrará consejos adicionales para tratar el tema con los padres y madres de familia.

Garanticemos el monitoreo

Mantengamos supervisado al niño y niña que está cometiendo el acoso. Reforcemos la importancia de que los niños y niñas puedan denunciar. Ayudémonos de nuestros compañeros maestros y maestras para tratar el tema con madres y padres, así como en apoyar acciones para la seguridad de la víctima.